HATHA Yoga

Aprenderemos diferentes (asanas) posturas, cada una de ellas trabaja diferentes partes del cuerpo. El objetivo de las posturas es ir sintiendo en cada una de ellas, las diferentes partes del cuerpo que trabajo, ir conociendo más el cuerpo, su funcionamiento y aprender a voluntad a relajarlo. Es importante atender el cuerpo, conocerlo, saber qué necesita en cada momento para así darle lo que necesita de una forma adecuada.

Un aspecto muy importante en el Yoga es la respiración. La respiración es un elemento clave para la realización de las posturas. Se aprenden las diferentes partes del cuerpo que intervienen en la respiración, como por ejemplo el diafragma, el músculo más importante en este proceso, cuál es su función y cómo interviene. A través de los ejercicios respiratorios tomamos conciencia de la importancia que tiene respirar bien en el día a día.

Después de unos ejercicios dinámicos hay también un momento de relajación donde se experimenta unos minutos de calma y relax. A través de visualizaciones, música y un espacio íntimo se experimenta la sensación de tranquilidad y armonía en el cuerpo. Un rato de calma ayuda a la persona a estar bien con ella misma y los demás, a estar más centrada, con más confianza.

La desconexión en la que vivimos entre el cuerpo, la mente y las emociones, genera unas pautas de comportamiento que repercuten de forma muy concreta en el cuerpo y en cada persona puede ser diferente. El Yoga nos permitirá integrar los 3 aspectos (cuerpo, mente y emociones) para que los 3 estén equilibrados y al actuar se pueda hacer de una manera armónica y equilibrada.